TEORÍAS CRIMINOLÓGICAS   Leave a comment

 
   

1

TEORÍAS CRIMINOLÓGICAS (1)

Diferentes Teorías Criminológicas tratan de explicar el fenómeno de la

Delincuencia en la Sociedad; en efecto, estas teorías científicas sobre

Criminología intentan describir, explicar, comprender y predecir la conducta

desviada y la delincuencia en las sociedades modernas. Expondremos cinco de

las principales Teorías criminológicas con más vigencia en la actualidad.

I. Teoría de la Asociación Diferencial

(Sutherland, E., 1966)

Básicamente plantea que es en los Grupos Primarios caracterizados como

desviados o delincuentes donde se aprende a ser consumidor de drogas, a ser

traficante o a robar. Allí se aprenden las motivaciones, los valores, y los

comportamientos asociados a cada uno de los tipos de desviación.

Sus principales proposiciones teóricas podemos sintetizarlas en los siguientes

puntos:

1. La conducta criminal es aprendida. El individuo es entrenado en conductas

de tipo desviada o criminal.

2. La conducta desviada es aprendida en interacción con otras personas, por

medio de una interacción social cercana, en grupos pequeños.

3. El aprendizaje de la conducta desviada o criminal incluye las técnicas de

comisión de los actos desviados y/o delictuales, como también de

internalización de motivaciones, valores, actitudes, metas sociales, etc.

4. Las personas llegan a ser delincuentes porque aprenden e internalizan

conductas favorables hacia la violación de la ley, en desmedro de

definiciones éticas desfavorables hacia esas conductas.

5. La asociación diferencial puede variar en frecuencia, duración e intensidad,

pero siempre ligado a patrones de tipo criminal y aislado de un aprendizaje

anticriminal.

6. La pobreza es uno de los elementos causales de mayor significación para

incorporarse a los grupos de conductas desviadas mencionados.

Estos grupos de delincuentes conforman, al interior de una sociedad,

verdaderas sub-culturas delincuenciales, generando asociaciones diferenciales

generadoras de conductas desviadas. Depende con qué grupo de amigos una

2

persona se asocia, porque ésta es la que permite internalizar valores y metas

dentro de la cultura formal o fuera de ella.

Se dan sub-culturas de desviación en diversos ámbitos del mundo del delito,

tales como, en drogadicción, en alcoholismo, en pedófilos que intercambian

fotos por Internet, en el mundo del hampa.

II. Teoría de la Rotulación

(G.Mead, 1982 )

Los planteamientos centrales de esta teoría nos señala que:

1. Las sociedades humanas existen porque existe la interacción social

simbólica.

2. La mente humana se constituye en este proceso interactivo al internalizar,

por medio de la interacción social, un lenguaje simbólico, físico y verbal.

3. Mediante este lenguaje internalizado, podemos conversar con nosotros

mismos.

4. El espejo social está constituido por los otros, en los cuales nos reflejamos

y así aprendemos quiénes somos.

5. La mente humana está compuesta por el Yo, el Mí y el Otro Generalizado.

6. El Otro Generalizado son los otros en general, internalizados en nuestra

mente, con sus normas y valores.

7. El Mí es quien uno es, según los otros, y se construye mediante el espejo

social y su impacto en nosotros.

8. El Yo es aquella parte más espontánea y rebelde de nuestra mente.

Ser rotulado desde el espejo social, y por ende desde el control social, como

buen alumno, buen deportista, drogadicto, alcohólico, delincuente o ladrón son

rótulos que afectan y condicionan nuestro comportamiento.

3

III. Teoría de la Etiqueta

(Becker, H.S., 1964 y Lemert, E.M., 1967)

Es una teoría más moderna que afirma que:

1. Los grupos de poder en la sociedad son quienes definen qué conductas son

normativas y cuales ilegales, ya que ellos están tras la identidad de las

leyes.

2. La delincuencia y las conductas desviadas son consecuencia del control

social que ejercen en la sociedad dichos grupos de poder.

3. El control social tiende a etiquetar a los desviados y/o delincuentes.

4. El espejo social y sus rótulos impactan en el Otro Generalizado y en el Mí de

los actores sociales.

5. Estas etiquetas generan cambios a nivel de la auto-identidad, al internalizar

lo que refleja de ellos el espejo social.

6. Los actores sociales se alejan de los grupos e individuos considerados

normativos y se integran paulatinamente a grupos y a personas que

presentan el mismo rótulo.

7. En consecuencia, se distinguen finalmente dos tipos de desviación: la

Desviación Primaria y la Desviación Secundaria.

En la desviación primaria se rotula una sola vez y superficialmente,

incursionándose esporádicamente en la conducta desviada. En la desviación

secundaria, por el contrario, el actor social rotulado reiterativamente, se

vincula finalmente sólo con otros rotulados, generándose así definitivamente

una subcultura de la delincuencia.

El carácter desviado de un acto radica en la forma en que lo define la

mentalidad pública, es decir, en la consagración social del rótulo.

IV. Teoría Naturalista

(Matza, D. 2001)

Pertenece al Paradigma fenomenológico. Afirma que es necesario decir las

cosas tal como son y que, en consecuencia, el criminólogo debe centrarse en las

motivaciones que los propios desviados afirman tener para delinquir. El

análisis social debe centrarse en la mente del ser humano, pues la conciencia

que éste tiene de su entorno social sólo es vivida por él mismo de manera

subjetiva.

4

La vida cotidiana se presenta como una realidad interpretada por el ser

pensante, que para él tiene significado subjetivo de un mundo coherente. La

realidad de la vida cotidiana se organiza alrededor del aquí de mi cuerpo y del

ahora de mi presente. Es entonces a nivel de la conciencia, en donde la

realidad se nos presenta como significativa.

A nivel de la conciencia los seres humanos aprehendemos la realidad de la vida

cotidiana en forma ordenada, compuesta por un orden de objetos que ya han

sido designados como objetos y tipificados por el lenguaje, antes que los

actores sociales aparecieran en escena.

La teoría naturalista sostiene que la única forma de conocer y comprender las

conductas desviadas, es conociendo y comprendiendo empáticamente las

percepciones, experiencias y motivaciones de los delincuentes.

Empatía, se entiende en este contexto, como la capacidad de ponerse en el

lugar del otro, es decir, la capacidad afectiva y emocional de revivir

internamente lo que el otro explica respecto de su mundo interior y exterior.

V. Teoría de la Anomia

(R.Merton, 1964)

Se afirma en esta Teoría que:

1. Nuestra Cultura está impregnada de una ideología meritocrática.

2. Esta ideología del mérito afirma que todo el que se esfuerza, se sacrifica y

posterga sus necesidades inmediatas para un futuro, logra éxito en la vida.

3. El éxito en nuestras sociedades está fundamenltalmente ligado a los

factores de tipo económico, que constituyen una meta-valor social. Es

decir, es una meta social que además es un valor del código ético.

4. La Cultura en nuestras sociedades es impositiva y la adquirimos mediante el

proceso de socialización, que lleva entre sus contenidos centrales el valor

del éxito económico en la vida.

5. La Cultura no sólo entrega las metas sociales a los actores, sino además les

hace internalizar los medios para alcanzarla.

6. Sin embargo existe una situación de Anomia, porque lo que la Cultura obliga

a alcanzar como meta, en este caso el éxito económico, la estructura social

lo impide para una alta proporción de la población, especialmente para los

sectores más cadenciados de la sociedad.

5

7. La anomia es una contradicción o discrepancia entre la estructura cultural y

la estructura social.

8. Como consecuencia de lo anterior, vemos que a las cárceles ingresan

principalmente gente ligada al mundo de los pobres, porque éstos,

presionados por las metas culturales, buscan caminos ilegales para alcanzar

el éxito económico, especialmente mediante el robo.

VI. Teoría de los Nichos Etiológicos de la Delincuencia Común

(D.Cooper, 2005)

Esta teoría plantea que son las categorías sociales marginales las que se ven

preferentemente involucradas en Problemas Sociales y Conflictos, que

etiologizan la Delincuencia Común. Estas categorías sociales corresponden a

los Pobres, las mujeres, los homosexuales, los indígenas, e incluso a muchos

niños, jóvenes y ancianos.

Se tiende a pensar que los problemas en la sociedad son personales, pero en

realidad son problemas sociales, aunque de responsabilidad individual. Los

delitos no se encuentran distribuidos al azar y no ocurren los mismos tipos de

delitos en diferentes países, y ni siquiera en diversas regiones de un mismo

país. Estos se concentran en determinados Nichos Etiológicos de la

Delincuencia, que generan diversos tipos de delincuencia que corresponden a

problemas sociales graves al interior de una determinada sociedad.

En el contexto de la Delincuencia Común, de clase baja, estos Nichos

Etiológicos de la Delincuencia corresponden a los siguientes para el caso

chileno:

1. La Pobreza e Indigencia, destacándose principalmente al interior de

este nicho etiológico los elementos ligados a la “economía informal,

alternativa e ilegal”, y al mundo del hampa, principalmente de los

ladrones. También se incluye aquí el mundo del tráfico de drogas al

minoreo, el cual se asocia fundamentalmente a mujeres jefas de

hogar con hijos pequeños y a ancianas sin trabajo.

Las pandillas juveniles poblacionales ligadas a la ingesta de alcohol y

drogas, que presentan altos niveles de frustración y violencia

delictual, son otra manifestación de este nicho etiológico.

6

2. El machismo y Patriarcalismo Cultural, fundamentalmente ligado a las

áreas ecológicas rurales de tipo tradicional en el país, en donde

destacan principalmente los tipos ideales relativos a “Parricidio del

Esposo y/o del Padre”, debido al maltrato de éstos en el seno

familiar; “Infanticidio típico tradicional de madre soltera sin hijos”;

“Lesiones del cónyuge en el marco de la subcultura femenina

tradicional”; “Infanticidio de mujeres casadas”.

3. El conflicto socio-cultural, económico y político de los mapuches y los

huincas, debido a delitos sexuales, alcoholismo, manejo de armas

cortantes, situaciones de “honor”, factores ligados al choque cultural

de origen étnico, apropiación de tierras, etc., con resultados de

homicidio, lesiones y destrucción de la propiedad.

4. Los problemas psicopatológicos de carácter genético, que generan

crímenes habitualmente espectaculares de gran crueldad e

insensatez.

Los mentores de esta Teoría, que es válida principalmente para los sectores

populares de la sociedad, tienen claro que no incluye la llamada “Delincuencia de

Cuello Blanco”, ni tampoco la “Delincuencia de las Elites Económicas y Políticas”

de gran actualidad y relevancia en el contexto de la sociedad Universal. Así

mismo afirman, que el combate a la delincuencia, mirada desde esta óptima

teórica, no pasa por hacer más rígidas las normas, ni por la construcción de más

penales, sino por asumir eficientemente los Problemas Sociales que se derivan

de los mencionados Nichos etiológicos, elaborando una adecuada política social

que asuma la prevención del delito.

Cristián Vives

Sociólogo

Julio – 2006

(1) Resumen y adaptación de las Teorías Criminológicas mencionadas por Doris Cooper, en su

libro “Delincuencia y Desviación Juvenil, LOM Ediciones, 2005.

About these ads

Publicado 20 febrero, 2010 por mcdaleli1989 en INFORMACION CRIMINOLOGICA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: